Las cerraduras hoy en día se han convertido en indispensables para la seguridad de cualquier inmueble, pero también se han convertido en elementos de diseño con distintas opciones, colores y texturas. Sin embargo, independientemente del tipo de cerradura que elijas, es importante instalarla adecuadamente.

En Mandiola te enseñamos cómo instalar una cerradura:

  • Primero debes ubicar la cerradura en el lugar donde vas a colocarla, verificando la plantilla a sobreponer sobre la superficie y el canto de la puerta.
  • Marca los agujeros con una broca de acuerdo a la plantilla. Si has elegido una cerradura de pomo es necesario hacer los orificios en ambos lados de la puerta y que utilices un taladro y broca de copa.
  • Haz el espacio para la chapa en el canto con un taladro y paleta.
  • Coloca el pomo por el agujero más grande
  • Finalmente monta la cerradura y fija los tornillos.

Para conservar mucho mejor tu chapa te recomendamos limpiarla con un paño seco. Solo en casos muy extremos humedece un paño con agua y jabón, sin usar abrasivos porque el barniz puede dañarse.

Contáctanos si necesitas ayuda o visítanos, en Mandiola tenemos expertos que pueden asesorarte y un gran catálogo de productos de los cuales elegir los más adecuados para ti y tu presupuesto.