Un jardín bonito seguramente tiene cuidados adecuados porque si bien las plantas suelen valerse por sí mismas, también necesitan ayuda para mantenerse en buenas condiciones. Para estas tareas es necesario saber cuáles son las herramientas básicas de jardinería que te ayudarán a conservarlo en buen estado.


Guantes: Ante todo la seguridad y protección de tus manos. Las espinas y varas rotas pueden rasguñarte y los fertilizantes causar una reacción alérgica, así que contar con un par de guantes es estrictamente necesario. Se recomiendan guantes corrugados para tratar con plantas de espinas y los porosos para plantas más delicadas. También puedes utilizarlos para preparar sustratos o hacer trasplantes.


Pala: Es una herramienta de jardinería imprescindible pues sirve para cavar, remover tierra y mezclar sustratos, también te será útil para sembrar y aflojar la tierra al momento de trasplantar. El agarre del mango es importante que sea cómodo para ti, así como bastante firme. Puedes encontrarlas de punta o plana de acuerdo a tus necesidades, aunque tener una de cada una no hace daño a nadie y lo agradecerás en el momento que te haga falta.


Rastrillo: Esta herramienta ayuda a la remoción de hojas secas y ramas pequeñas que estén en la tierra. Incluso puedes utilizarla para arar la superficie antes de sembrar o poner tierra nueva.


Tijera de podar: No utilices cualquier tipo de tijera para cortar ramas de tus plantas. Es necesario contar con una tijera de podar que tiene la fuerza y filo necesario para hacer el trabajo sin dañar tus plantas. Están hechas con puntas curvas para tener un corte adecuado que también le permita a la planta una pronta y mejor recuperación. Puedes encontrarlas con control de tensión para agregar o quitar fuerza.


Estas son las herramientas básicas de jardinería que debes tener para conservar tus espacios verdes y plantas en un perfecto estado. Recuerda que dependiendo del tamaño de tu jardín puedes necesitar unas u otras herramientas, así que acude con los expertos de Mandiola para asesorarte en busca de lo que necesitas.